Los baños se abren al dormitorio: baños integrados

Los baños integrados en el dormitorio en viviendas particulares es una tendencia que ha venido para quedarse. Hace unos años nadie se hubiera imaginado teniendo la bañera a los pies de la cama, eso era algo reservado solo para los hoteles de diseño, pero por qué renunciar a ese pequeño gran lujo en nuestras casas…

Al tener el baño integrado en el dormitorio se gana espacio con menos muros y paredes, además de dar comodidad, funcionalidad estética y luminosidad. Asimismo, podemos optar por que esté totalmente abierto o con alguna separación; aunque hay que tener en cuenta que cuantos menos muros se pongan más luz y sensación de amplitud se conseguirá.

Si se decide poner una transición entre el dormitorio y el baño integrado se pueden utilizar muros a media altura, cambios a nivel, el propio mobiliario, cambios de suelo, etc. Una de las mejores opciones si se quiere realizar algún cierre es el uso de las paredes de cristal que conservan la sensación de amplitud y luminosidad, y servirán como separación.

Cerámica de Argenta (Colección Foster)

Asimismo, si se usa una pared como separación entre la habitación y el baño integrado, ya sea a media altura o hasta el techo, se le puede dar una utilidad más: estando por un lado el lavabo y por el otro lado siendo el cabecero de la cama.

Uno de los elementos que si se deben cerrar cuando elegimos un baño integrado es la zona del inodoro para mantener la intimidad que requiere dicho espacio.

En los baños integrados las bañeras son lo más importante, enalteciéndolas. Se convierten en objetos de lujo y placer, buscando la elegancia y el glamour; por ello es recomendable el uso de bañeras exentas que den a la habitación ese toque lujoso y de confort que se busca.

Ambiente de Duravit (Colección Me by Starck)

Con lo cual, lo positivo de los baños integrados en el dormitorio es que dan a la estancia amplitud al no contar con tabiques ni paredes, además, de aportar elegancia y estatus al dormitorio.

Pero todo no es positivo en los baños integrados, también hay algunos aspectos negativos como la perdida de intimidad, y el hecho de la necesidad de tener una buena ventilación para poder evacuar el vapor y evitar la sensación de humedad en el dormitorio.

Y un plus, si quieres puedes incluir un vestidor para tener el dormitorio a la última y maximizar el espacio y el confort.

Si quieres tener un baño integrado en tu dormitorio ven a vernos a nuestros showrooms y juntos haremos realidad tu proyecto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *