Tips para el mantenimiento de los suelos de madera

Si de algo estamos seguros es de que la belleza y la elegancia de los suelos de madera es inigualable. Lo mejor de todo es que son perfectos para todos los hogares gracias a su variedad de formas y colores que se adaptan a la decoración de cada espacio. Cada vez es un material más habitual en las casas y requiere un cuidado específico. Para que los suelos de madera luzcan siempre con brillo y sean resistentes al calor y a la humedad, es necesario un buen mantenimiento.

Es muy importante seguir al pie de la letra los consejos del fabricante del suelo de madera que disponemos en nuestro hogar y analizar bien el acabado de la superficie, ya que según los materiales y barnices puede variar su mantenimiento.

Diseño sin título (26)

En Discesur, queremos darte algunos consejos prácticos y generales para que sigas enamorado del suelo de tu casa:

1. Limpieza diaria del suelo de madera. Para que no se dañe la superficie y se mantenga con su esplendor, es importante cuidar la higiene. Podemos hacerlo con una mopa húmeda para eliminar las manchas o con un aspirador para quitar el polvo. Es importante prestar atención a las juntas y a las esquinas. A diferencia de la escoba, en estos casos, la suciedad no se arrastra y de este modo no se dañan los suelos de madera.

2. ¡Cuidado con los productos de limpieza!  En los suelos de madera es importante no abusar de los productos químicos y mucho menos de productos para la limpieza de otro tipo de suelos. Es recomendable usar solamente productos específicos que cuidan del material, y como mucho una vez a la semana. Se deben evitar las ceras y las siliconas, ya que estropean el barnizado (¡Atención! muchos productos de limpieza las llevan).

Una buena alternativa para los suelos de madera son las soluciones caseras. Para mantener el brillo, el vinagre, disuelto en agua es el rey, y para exterminar los arañazos nos sirve un estropajo de acero y betún marrón. Cada 2 o 3 meses se puede recubrir el suelo de madera con un trapo untado en aceite para evitar ralladas y para mejorar el reflejo.

3. Líquidos. Si se derrama alguna substancia liquida lo aconsejable es que se limpie lo más rápido posible. Se debe evitar también la exposición al agua con las fregonas sin escurrir ya que, a la larga, si el líquido penetra en el interior, puede producir deformaciones o que la madera se levante. Es importante mantener un nivel de humedad óptimo entre el 40-60%.

4. Acuchillado. Se debe hacer con una frecuencia de cada 10 años para conservar la belleza natural de los suelos de madera.

5. Prevenir. Como sabemos que los suelos de madera son delicados, es importante cuidarlos. Los zapatos (sobre todo de tacón) son uno de los peores enemigos de los suelos de madera y pueden causar serias marcas y ralladuras. Para evitarlo, podemos usar algunos trucos como poner una bonita alfombra en la entrada. El desplazamiento de los muebles también puede dañar la superficie, por lo que se puede optar por poner protectores de fieltro en las patas de las mesas, de las sillas y de los muebles. Por último, no debemos quitar el ojo a nuestras mascotas (que con las uñas pueden estropear la madera) y hemos de cuidar a la vez las zonas donde toca el sol, ya que se pueden producir decoloraciones.

Si quieres más consejos, ¡no seas tímido! Ven y visítanos en Discesur. Te ofrecemos una amplia gama de suelos de madera y te asesoramos sobre su correcto cuidado para que sigan brillando muchos años más.

Diseño sin título (25)

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *